Ortiga

Una de las Plantas Más Curativas

 

(Descubre en este video cómo usar la ortiga cruda)
 

Existen dos variedades principales: ortiga mayor o verde, que crece en verano y otoño, y la menor, que abunda en invierno y especialmente en primavera. La más usada y conocida de las dos es la verde.

Sus picaduras sobre la piel producen una irritación que  la hace eficaz para combatir congestiones internas, dolores reumáticos y parálisis general o local. La irritación cutánea que produce el contacto con las hojas es debido a un jugo cáustico encerrado en los pelitos de sus hojas que contiene ácidos orgánicos, histamina y acetil colina.

En Europa se usa como un tónico y depurativo. Usada de forma prolongada, puede tener éxito en casos de reumatismo y artritis.

En México se la conoce como ortiguilla, y en ningún caso hay que confundirla con el «chichicaxtle» ni con la «mala mujer», porque éstas son muy irritantes. Ortigar la piel antes de las frotaciones es el medio más seguro de obtener una buena reacción, lo cual se recomienda en las personas de piel anémica, como ancianos, tísicos, y asmáticos.

 

 

La ortiga actúa regulando el sistema inmunitario por lo que se ha comprobado que es efectiva en casos como la rinitis alérgica. También se ha comprobado muy útil en casos de eccema infantil.

En pulmonía y bronconeumonía, la ortigadura de todo el cuerpo seguida de frotación de agua fría cada hora, es un recurso infalible para descongestionar los órganos respiratorios y restablecer rápidamente la salud. También en la parálisis y afecciones cerebrales, como meningitis, la ortigadura de todo el cuerpo cada hora es un recurso salvador.

Se pueden consumir las hojas cocidas o hecha tortilla, como cualquier otra hortaliza, para purificar
la sangre, especialmente en primavera. La infusión de hojas secas de ortiga es buena para disolver mucosidades del pecho y pulmones y para limpiar el estómago. También es desinflamante de los bronquios. También se utiliza la planta fresca después de haberla remojado al menos media hora. La ortiga cruda tiene un efecto diurético sin efecto secundario.

 

 

Esta planta constituye una excelente fuente de clorofila, por lo que se utiliza como reconstituyente, antianémica y antiateromatosa. Además poseen sales minerales, ácidos orgánicos (fórmico, acético), histamina, acetil colina y taninos responsables de su acción diurética, favorece la eliminación de ácido úrico, colagoga, depurativa, antihemorrágica, antirreumático, antigotoso e hipoglucemiante.

Está principalmente indicada en:

1) Anemias

2) Raquitismo

3) Hemorragias (epistaxis, hemoptisis, metrorragias, etc)

4) Reumatismo

5) Gota

6) Dermatitis

7) Edemas

8) Curas depurativas

9) Prevenir la arteriosclerosis

En uso externo, se usa en reumatismo, lumbago, ciática, y caída de pelo.

 
Información obtenida parcialmente del libro «Medicina Natural al Alcance de Todos». (Manuel Lezaeta)
 

Juan Torrontegui

Naturópata y Técnico Superior en Dietética

Todo empezó con una enfermedad propia que me abrió el camino para hoy, poder ayudar a los demás. Espero poder ayudarte a conseguir la salud y bienestar que otros como tu pudieron lograr.

Campartelo

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You can`t add more product in compare